MAXI TORTITA CRUJIENTE Y FITCOCHO DE AVENA |El equilibrio marca la diferencia.

Os diría que ha sido una semana normal pero ya no se que concepto de normal es el correcto, y ni si quiera si encaja con el mio, así que diré que ha sido una buena semana.

Una más sin ser igual a la anterior ¿Sería aburrido si fuese siempre lo mismo no creeis?

El caso es que hoy he estado pensando en alguna conclusión, algo que pudiese resumir estos siete días y la única frase que me llega a la cabeza es que nada pasa dos veces de la misma forma. Momentos, acciones, situaciones…Da igual cuantas veces se repitan, siempre será de una forma diferente a la anterior, por que ¿Que sentido tendría esto si cada paso, cada movimiento o palabra que diésemos o dijésemos fuera igual al resto? ¿Donde estarían las emociones y los sentimientos? Entonces si que me preguntaría que estoy haciendo aqui.

Por suerte para nosotros todo es diferente, y podemos elegir expresarnos de mil formas distintas.

A parte de buena, “tranquila” dentro de lo que cabe es lo que ha sido esta semana comparada con muchas otras que he tenido, a veces está bien tener días así, sin estar yendo de un lado para otro deprisa y corriendo. Que poco me gusta, cuanto intento evitarlo y cuanto menos lo consigo a medida que pasa el tiempo…General o no, es asi!

Hoy quería dejaros un par de recetas que son muy básicas para mi, a parte de saludables y riquísimas para que las probéis en casa u os la llevéis a cualquier lado, que se que muchos de nosotros recurrimos varias veces al tupper a lo largo de la semana!

MAXI TORTITA CRUJIENTE DE AVENA

  • 1 huevo y una clara (o dos huevos)
  • 50 gr de harina de avena neutra o con sabor (yo utilicé sabor galletas María)
  • 5 gr de levadura

Toppings: 5 gr de crema de cacahuete 100% natural y dos galletas integrales machacadas (opcionales).

Los pasos son los MISMOS que si fuésemos a hacer un Fitcocho con las mismas cantidades.

Primero separamos las claras de las yemas en vasos distintos y batimos las claras a punto de nieve (lo suyo sería que quedasen densas y muy blancas, pero no os preocupéis que todo son intentos y mucha práctica!)

Por otro lado batimos las yemas y añadimos unos 100-150 ml de agua para añadirle a las claras mientras seguimos batiéndolas.

Tiene que integrarse todo muy bien ¡E intentar por todo los medios que no se nos bajen!

Una vez listas, en un bowl habremos mezclado la harina con la levadura y añadiremos cucharaditas muy poco a poco a la mezcla de las claras con movimientos envolventes.

Y una vez más con paciencia evitando que se vuelvan líquidas!

Mientras calentamos la sarten con un poco de aceite de coco (o cualquiera que uséis) a fuego bajo-medio (4-5) y vertemos la mezcla en ella. Ponemos una tapadera y dejamos que se haga hasta que veamos que los lados empiezan a hacerse (como una tortita).

hu.png

 

Damos la vuelta con cuidado (podéis usar un plato grande a modo de tortilla de patata, es lo mejor) y dejamos que se haga por el oro lado, apartamos, añadimos los toppings que queramos usar y a comer!!

Lo bueno de batir las claras hasta ese punto es la esponjosidad que queda al final por dentro y al utilizar la sarten por fuera se queda como una galleta cookie blandita…Es inexplicable, tenéis que probarlo.

Tengo que decir que esto fue un intento de hacer un fitcocho, junto con una gran falta de tiempo y hambre considerable, si, de ahí salió esta maravilla 🙂

FITCOCHO

Usamos los mismos ingredientes y el mismo proceso hasta conseguir la mezcla.

  • 1 huevo y una clara (o dos huevos)
  • 50 gr de harina de avena neutra o con sabor (yo utilicé sabor galletas María)
  • 5 gr de levadura

Una vez lista, la vertemos en un molde (preferiblemente de aluminio o silicona para desmoldarlo sin problemas cuando se enfríe) y horneamos 20 minutos a 180º C

Cuando este listo, pinchamos en el centro para ver si esta hecho, y a dejarlo enfriar un rato!

Merienda sin filtros. Este bizcocho lo hice el viernes y os aseguro que está más bueno después de haber pasado dos días en la nevera😳 Probé a hacer los bizcochos esta vez con la mitad de harina de arroz y la otra de avena sabor chocolate de 3xlNutrition🙌🏻 Si le untáis crema de cacahuete ya es demasiado 🔝❤️ Sé que queríais la receta y la tendréis hoy seguro pero no sé a qué hora aún, estaros pendientes a mi Twitter @esther_benitez y al blog (link en el perfil) para ir a verlo en cuanto lo suba! 💪🏻💻⬅️ #fitfam #fitcocho #workinghard #writingmode #newpost #fitrecipe #chocolateaddict #healthypeanutbutter #homemade #healthylifestyle #afternoonsnack #manualparabailarines

A post shared by Manual para Bailarines (@dailydancermeals) on

Podéis comerlo a los veinte minutos de haberlo hecho, a la mañana siguiente, o como he hecho yo hoy, a los tres días! Los guardáis individualmente en papel de aluminio y al frigorífico!

juu.png

También los podéis congelar pero no lo recomiendo mucho…jajaja el resultado es un poco extraño.

La foto es de mi merienda de hoy y ese bizcocho en concreto ha sido mitad harina de avena sabor chocolate, mitad de arroz! Ya veis que podéis combinar el tipo de harina que os apetezca para ambas cosas, echarle frutos secos, proteína, incluso para los más golosos (como muchas veces hago yo) pepitas de chocolate, miel…

Es una opción de merienda muy sana, variable, y que se adapta a cualquier tipo de cantidades y dieta de cada persona.

Quiero grabar esta semana un vídeo que me parece bastante interesante sobre las dietas, los cheat days (días trampa), la forma de pensar en general sobre esto que tienen muchas personas y por supuesto mi opinión personal. Como lo hago yo en estos casos ahora que estoy empezando una y en que puntos me centro realmente.

Así que si no me seguís por twitter @esther_benitez os recomiendo que vayáis a hacerlo cuanto antes por que publicaré el vídeo en mi canal de Youtube y os avisaré directamente por allí 🙂

En caso de que no tengáis twitter o instagram, lo veréis el Domingo que viene aquí!

Lo se, hoy se me ha echo excesivamente tarde y aún tengo que prepararme el tupper para la comida de mañana, la media mañana, la mochila para las clases y dejar casi listo mi disfraz para mañana por la noche que no, no salgo de fiesta pero si trabajo, así que me lo pasaré igual de bien por que creedme que muchas veces lo prefiero a lo que es salir en condiciones. ¿Pereza? Quizás, y con el frío aumenta mucho más.

Por si tenéis alguna duda, en invierno soy de las que cuando tengo tiempo, se pasaría las horas en una cafetería tomando café o té ardiendo (por que siempre lo están), con mi portátil y mis cascos escribiendo, escuchando música, mirando coreografías, a veces acompañada de amigos y al final de la tarde llegaría a casa, me iría directa a la ducha y a mi cama para arroparme muy fuerte y no sentir casi el frío.

Luego me dan los venazos y no me estoy quieta un día entero, pero ahí reside le equilibrio..¿no?

En fin, antes de que empiece a delirar (que ya va siendo hora), os quiero agradecer una vez más que estéis ahí leyéndome e invirtiendo vuestro tiempo en este blog, en una pequeña parte de mi.

Espero que tengáis una fantástica semana y que disfrutéis de ella y cada cosa que os suceda al máximo.

Millones de besos,

 

 

Esther.

Anuncios