Consejos y hábitos para mantenernos en forma durante las vacaciones.

Hola!! Os preguntaría que tal estáis pero creo que sabría decir la respuesta de la gran mayoría de vosotros y es que calor no hace, que va, y si estas en Madrid ahora mismo MENOS AÚN (nótese la ironía) jajaja

Si, hace un calor increíble pero todos teníamos ganas de verano ¿No? Pues ale, enterito para nosotros estos dos meses 😀

Yo la verdad lo prefiero al frío y de hecho estoy feliz por que dentro de nada estoy en la playa, por el final de este curso, por esta semana que me he pegado de vacaciones con la que considero mi pequeña familia aquí, por ver a la mía de allí y por todo lo que vendrá a partir del mes de septiembre que aunque parezca de masoca, tengo muchísimas ganas de ver que me depara un curso nuevo en cuanto a personas, ideas, experiencias etc.

Pero por lo pronto os vengo a hablar de estos últimos días y mis mini vacaciones aquí en Madrid después de terminar las clases y todo lo que tenía que hacer.

La cosa es que he estado una semana entera sin hacer NADA en cuanto a responsabilidades y deporte se refiere (en cuanto a lo segundo, deciros que estoy deseando volver a coger una clase de baile y el gimnasio de forma urgente), para una persona nerviosa eso es casi imposible pero fijaros si estaba saturada que han pasado los días volando y aunque mi cuerpo si lo note, mi mente esta como si no hubiese pasado nada, cómoda no, lo siguiente.

Y es que ya lo dije, que el descanso que necesitaba era mental por que físicamente soy una persona que no para aunque quiera, de hecho no he estado casi en casa estos días por que si no era una cosa, estaba haciendo otra o buscando algún plan que requiriese salir si o sí. No lo soporto y menos en verano.

Esto quiere decir que aunque esté haciendo cosas, no estoy entrenando ni tomando clases por lo tanto mi desgaste físico ha bajado y mi alimentación también ha cambiado en ciertos aspectos.

Cuando nos vamos de vacaciones lo que nos pasa es que solemos turistear mucho, por lo tanto no paramos de andar y llegamos a las comidas con un hambre increíble, y muchas de estas veces comemos más de lo que necesitamos por que estamos convencidos de que por sudar mucho hemos gastado más de lo habitual, en la mayoría de los casos no es así. Viene un poco de la mano con el tema del que os hablé la semana pasada pero más centrado en qué comer y algunos trucos para controlar el hambre y los antojos.

Obviamente aviso de que, si es viaje de placer en el cual queréis hartaros de probar platos típicos de la ciudad, disfrutar de las comidas y no pensar en nada (que a veces también hace falta) ignoréis el post. Si por el contrario queréis disfrutar y al mismo tiempo cuidaros, deciros que se puede así que quedaros a leerlo!

El primer consejo que os voy a dar es que desayunéis fuerte. ¿Cómo? Empezando siempre con una pieza de fruta o un zumo natural de cualquiera que os apetezca en ese momento y si es frío mejor, viene genial para regular la temperatura del cuerpo estos días de verano que te levantas ya con calor de toda la noche.

Yo personalmente espero de 20 a 30 minutos para desayunar desde que me tomo la fruta para que la digestion sea más fácil y ligera.

A la hora de escoger la segunda parte del desayuno tenemos que tener presente que es con la comida que recargaremos nuestro cuerpo después de un ayuno de mínimo siete horas así que en mi caso me gusta optar por la mezcla de cereales integrales con leche vegetal o yogur  y café, y depende del día unas tostadas de pan de centeno o avena con mermelada y un café bien frío. Eso si, el café o frío o caliente, el templado para mi no existe, no sabe igual!! jajaja

Listo, ya tenemos las pilas cargadas para empezar el día 😉

El segundo consejo es que os hidratéis muchísimo y a la vez intentéis respetar los horarios de comida para vuestro cuerpo. Es decir, una vez hayáis desayunado dejad pasar tres horas hasta la próxima comida, que suele ser la de media mañana.

En esta y la merienda seria ideal optar por frutas, yogures naturales o un mini sandwich que nos quite las ganas de picotear antes de la comida!

Personalmente a media mañana siempre recurro a una manzana o un zumo de varias frutas y verduras (depende de cuáles me apetezcan ese día) y dejo para la merienda el yogur o el sándwich si la hago temprano, si no lo sustituyo por fruta.

En caso de que estéis fuera y se os antoje algo dulce, podéis decidiros por un café, té o batido de frutas con leche vegetal. Aunque tenga más azúcar es preferible a caer en la tentación de comprar el primer dulce que veamos en alguna pastelería!

Otro consejo que os doy es intentar probar nuevas cosas sin pasarnos, a la hora de comer podemos optar por una ensalada completa y alguna tapa que se nos antoje, pero sin llegar a llenarnos el estómago a base de pan y  fritos! Prefiero quedarme con la sensación de tener un poco de hambre que de no poder más. Especifico, un poco de hambre, no comer poquísimo y que me ruja la barriga todo el rato, puedes comer sano, llenarte y no sentir pesadez.

IMG_9032.JPG
Ensalada de quinoa, hojas verdes, pavo y zanahoria (personalizada) – Juicy Avenue

El cuarto es que os toméis las cenas con calma y sin atracones.

Lo ideal serían verduras, pescados, ensaladas o cremas frías. Bien es cierto que podemos picotear alguna tapa si nos apetece, pero siendo conscientes de terminarnos primero la opción sana que hemos escogido. Y el postre…Cuando llegue la hora de elegirlo simplemente levantaos de la mesa, corred y no mirad atrás. Quién avisa no es traidor!! Aunque también podéis pedir un par de bolas de helado para compartir…Que en este caso os aconsejaría que eligieseis el sorbete de limón, o algún sabor cítrico que nos facilite la digestión 🙂

Saber encontrar el equilibrio. Por supuesto no me voy a meter en temas de alcohol y copas por que cada uno es responsable de lo que quiere tomar y sabe que le hace a su cuerpo. Eso si, siempre está el equilibrio de tomarnos algo, no pasarnos y divertirnos sin necesidad de ingerir tantísimo azúcar y calorías vacías de golpe. Más aún si has estado cuidando tus comidas durante el resto del día.

Espero que os sirva alguna de las cosas que os he compartido de cara a estas vacaciones! Yo me despido por hoy y nos vemos muy pronto con receta nueva…:D

Os mando un beso enorme!

Disfrutad cada uno de los días, ninguno será igual a otro.

 

Esther.

Anuncios