Comer con Conciencia. | Receta de pasta vegetal SIN SALSAS.

Oficialmente puedo decir que se acabo. Un curso más terminado y otros nueve meses que han pasado casi volando.

Si es cierto que echaba de menos la continuidad de escribiros todos los domingos pero estoy segura de que estos dos meses voy a echar de menos sensaciones y situaciones.

Me hace gracia de la forma en la que estamos programados, basta con que queramos algo, lo tengamos, nos quejemos de eso mismo y cuando se va lo echemos de menos, así con todo y quien diga que no, es que entonces a pasado a otro nivel! Igualmente os hablo desde la mentalidad de bailarina y es que para mi las clases diarias son como el hecho de comer o dormir aunque si está bien descansar, os aseguro que no tantísimo tiempo.

Por eso se recomienda dar cursillos de verano, moverse por otros sitios y de paso conocer a gente nueva y dejar que la vida te sorprenda. Como oí una vez en una serie que me encantaba de pequeña; “Todo es posible en verano”. Verdad o no, dejémonos comprobarlo.

Y hablando de ese tema,. el otro día estuve escuchando algo que me dio para pensar en el post de hoy y que he de decir ya le estuve dando vueltas en su momento por que es un tema que a veces no tenemos en cuenta en nuestro día a día, y esta claro que menos aún en vacaciones.

La pregunta es ¿Para qué comes? Pues aunque la respuesta parezca obvia hay gente que realmente no es consciente de ello.

Comemos para nutrirnos y alimentarnos, hasta ahí bien. Pero estoy segura de que muchas veces hemos comido más de lo que nuestro cuerpo necesitaba bien sea por manías, ansiedad o por lo que medio millón de personas dicen cuando ven un plato con relativamente poca cantidad que es, “Come, no vaya a ser que te quedes con hambre”.

Desde mi punto de vista quedarse con hambre está bien, es decir hay una diferencia entre que tu estómago no pare de rugir por que has comido una croqueta en todo el día, a que comas la cantidad justa y te sientas bien, que eso es en todo momento lo que yo hago y lo que recomiendo que hagáis.

Con esto me refiero a que ahora que hemos bajado el ritmo no estamos teniendo un gasto físico tan grande, con lo cual sólo rebajando la cantidad de las comidas que hacemos al día nuestro estómago y nuestro cuerpo lo van a agradecer muchísimo, por que pensad que todo lo que comáis que no haga falta sólo va a hacer que nuestro sistema digestivo trabaje más y eso conlleve a que posiblemente sea más lento.

Si os sirve de ayuda y de ejemplo, hoy ha sido un día en el que no me he movido de casa y he estado sentada casi todo el tiempo, pues menos el desayuno que siempre lo hago fuerte (Con fuerte me refiero a una pieza de fruta y granola con leche y café) lo demás ha sido dentro de lo que cabe ligero.

Para comer ha sido una ensalada básica con algo de proteína (siempre intento que haya de todo un poco en las comidas) y un bollito de pan de centeno.

Para la merienda un bowl de manzana y algunas rodajas de plátano con canela. Siempre intento optar por fruta en la merienda por que a parte de que me encanta, se digiere muy rápido y en su gran parte es agua, con lo cual para cuando no hemos echo ningún gasto físico notable nos viene genial.

Con esto no estoy diciendo que después de entrenar no puedas comerte una manzana o un plátano, de hecho yo lo hago pero si es verdad que cuando he tenido días fuertes he preferido llevarme una barrita de cereales, de proteína o frutos secos para recuperar y darle hidratos a mi cuerpo. Desde mi punto de vista eso depende mucho de la persona y del ejercicio que hagas.

Y para la cena voy a optar por brócoli al vapor y un huevo a la plancha, terminando por supuesto con mi dosis de chocolate negro como postre… 😀

Esas son buenas opciones para un día en el que no has echo ejercicio físico y has estado en casa bien sea relajado o haciendo otras cosas como tareas típicas para intentar que tu casa siga siendo eso mismo y no una leonera jajaja ¿Sabéis de que hablo verdad?

Sin embargo, si hubiera echo mis clases rutinarias es muy posible que en vez de ensalada en la comida la hubiese sustituido por pasta, y a media mañana habrá añadido un plátano o una barrita de las que os hablaba antes. Tengo que deciros que la comida de media mañana me la he saltado por que me he levantado tarde..jé (Habría sido uno de mis zumos o una manzana seguro).

Por lo de más seguiría todo igual por que yo suelo hacer las cenas ligeras y la merienda depende mucho del día y de mis antojos la verdad.

Así que la conclusión de todo esto es que toméis conciencia de por que coméis, de lo que coméis y de cuanto, por que partiendo de esa base os aseguro de que irá todo mucho mejor!

No obstante hice un vídeo hace poco hablando sobre eso y os lo voy a volver a dejar por si queréis verlo por que creo que lo explico más detenidamente y además también os cuento un poco mi experiencia y mis pequeños cambios en cuanto a tener mejores hábitos😉

Y no podía terminar el post de hoy sin receta! La verdad es que esta en concreto se ha convertido e una de mis formas favoritas de cocinar la pasta y es que sin llevar NINGÚN TIPO DE SALSA esta increíblemente buena!!

HÉLICES VEGETALES CON CEBOLLA Y CALABACÍN.

  • 80 gr de pasta vegetal
  • 1/2 Calabacín
  • 1/4 de cebolla
  • Tres lonchas de pavo
  • Comino
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Tan sencillo como poner la pasta a cocinar (unos nueve minutos, no más si te gusta tal y como es) con un poco de sal y mientras ir cortando la verdura y el pavo en daditos.

IMG_8923

IMG_8924

Calentamos mientras una sarten con un poco de aceite y vamos sofriendo primero la cebolla, seguido del calabacín y por último el pavo.

Una vez la verdura esté lista agregamos la pasta (previamente escurrida) y las especias al gusto. Añadimos también una cucharadita de aceite de oliva y removemos muy bien hasta que estén todos los sabores integrados y muy bien mezclados.

IMG_8927

Yo la dejo rehogar un poco con la tapa puesta para que se concentren todos los sabores muy bien.

Y listo! Apartamos y a comer!! 😀

Ya habéis visto que el tiempo para invertir en ella es menos de 2o minutos y que se puede comer perfectamente pasta sin tener por que echarle ninguna salsa 😉 Así que no hay excusas para añadirla a tu menú saludable!

Con esto me despido por hoy, espero que estéis disfrutando muchísimo del comienzo de verano, que los resultados de exámenes que hayáis tenido y tengáis sean positivos y que paséis una feliz semana.

Millones de besos,

 

 

Esther.

 

 

Anuncios