Galletas de Centeno y Arándanos.

Hoy es uno de esos días en los que parece que he estado en un parque de atracciones, de atracción en atracción, un sube y baja constante.

Y es que mientras me duchaba he estado pensando (haciendo una pequeña reflexión de todo lo que ha ocurrido en el día) y he llegado a la conclusión de que muchas personas viven condicionadas, de hecho diría que la mayoría empiezan a vivir de esa manera y realmente, no entiendo por que.

Por que los seres humanos tenemos que ser solo una cosa, tener solo una casa, una familia, vivir en un lugar, ser de sólo una forma, vestir de un color o lo que más extraño ve la gente hoy en día, dedicarte a sólo una cosa en la vida. Dedicar años y años a algo de lo que se supone que vivirás siempre. Lo entiendo, puede que haya personas que no compartan mi punto de vista y de hecho yo soy una se las primeras que piensa que si te gusta algo tienes que dar lo mejor de ti y trabajar para conseguirlo, vivir tus éxitos, tus logros, pensar en metas y disfrutarlo hasta que quieras, o aparezca otra cosa que requiera de tu tiempo y se lo dediques en ese momento. Eso si, dad por echo que todo lo vivido no será ni es nunca tiempo perdido, si no invertido en ser la persona que eres hoy en día y serás en un futuro. Todo tiene su repercusión.

A lo que me refiero es que ahora mismo puede que me estés leyendo y estés estudiando para ser médico, abogado, periodista, actriz, bailarín, matemático, deportista, programador de videojuegos, escritor, panadero, mecánico…O puede que ya lo seas y que ejerzas de ello pero piénsalo, puede que algún día quieras dedicar tu tiempo a algo de lo que he nombrado anteriormente que ni sabías que existía u otra cosa en la que te gustaría invertir más y no puedes por tu propio condicionamiento.

Claro que hay facturas, gastos, casas que pagar, coches que mantener, hijos a los que cuidar. Mi pregunta es; ¿Crees que a eso ayudará el hecho de que no seas 100% feliz con lo que haces cada día de tu vida? También hay que ser feliz, cumplir tus metas poco a poco, sentirse libre y lo más importante de todo, orgulloso y en paz con uno mismo.

IMG_8248.JPG

Puede que os haya parecido tochaco pero necesitaba desahogarme y escribir todo esto que no paraba de rondar por mi cabeza por que últimamente escucho mucho frases que condicionan a las personas de mi alrededor y que a veces (aunque intento que no sea así) llegan a afectarme de un modo molesto que para nada me apetece tener en mi cabeza ni en mi día a día. Supongo que la realidad, nuestra realidad actual es que vivimos en una sociedad muy cuadriculada y tenemos un sistema que no ve más allá de lo que antiguamente se forjó. Entiendo que no podemos llegar unos cuantos y querer cambiar el mundo, pero si podemos cambiar nuestra realidad, y quizás empezando por eso, consigamos bastante más que dándole importancia a lo anterior. Si lo pensáis decidme, ¿Que sentido tiene darle importancia al pasado cuando lo que vivimos hoy es el presente y lo que hay delante es el futuro? Haz lo que te apetezca, siempre con trabajo, esfuerzo, constancia y pasión, pero hazlo, al final todo está en tus manos.

Para terminar el post de hoy quería dejaros una receta de unas galletas increíbles que hice hace un par de semanas y ya tenía ganas de que las vieseis por que tienen una sabor muy intenso y además llevan una de mis frutas preferidas 😉 Arándanos!!

Esta vez probé a hacerlas con harina de centeno y tengo que decir que a pesar de que el pan en bastante denso (y a la vez muy poco calórico) las galletas para nada salieron así y a la hora de comer son bastante ligeras así que ahí os las dejo!

 

Galletas de centeno y arándanos (8 medianas).

  • 100 gr de azúcar moreno (o cualquier edulcorante)
  • 60 gr de harina de centeno
  • 50 gr de copos de avena
  • 50 gr de copos de espelta hinchada (se puede sustituir por avena)
  • 1 cdita de levadura
  • 1 cdita de canela
  • 1 huevo
  • Arándanos al gusto
  • Frutos secos (opcional)

Como siempre, mezclamos primero el aceite con el azúcar moreno, batimos muy bien y le añadimos el huevo.

Una vez se haya integrado todo, añadimos la harina con la levadura y la canela poco a poco hasta que quede una masa sin grumos y homogénea.

Una vez lista añadimos los copos de avena y espelta junto con los arándanos y los frutos secos.

Removemos y con una cuchara (preferiblemente de helado) cogemos una porción de masa y la ponemos sobre una bandeja de horno con papel de vegetal, así con todas.

IMG_8075.JPG

IMG_8078.JPG

Horneamos 25 min a 180ºC e intentad no coméroslas nada más sacarlas del horno…Aviso.

Igualmente cuando creáis que están listan pincharlas con un palillo o tenedor y comprobad si sale limpio para evitar que se os quemen 😉

IMG_8081.JPG

Las hice el fin de semana que justo vino mi padre a hacer un curso a Madrid y entre el y yo acabamos con el plato en menos de dos días…Y que le hacemos, está en los genes jajaja

Hablando de mi padre aprovecho y os dejo el enlace del VLOG que grabé hace una semana cuando estuve en Algeciras y he subido hoy, donde podéis ver como me hago las mediciones de peso, musculatura y demás y cositas que os enseño de la tienda, a parte de un pequeño trocito de mi rutina de mañana. Así que si queréis verlo aquí está; Mañana en Cerezo Sport y mediciones | VLOG 3

Dicho esto, espero que tengáis un feliz fin de semana (ya está casi a la vuelta de la esquina), que ojalá a alguno de vosotros le haya podido ayudar el mensaje de antes y que si no ha sido así por lo menos le haya echo pensar que existen más posibilidades de las que un día nos dijeron que habían.

Gracias una vez más.

Os mando millones de besos,

 

 

Esther.

Anuncios