Alimentos y la digestión | Frutas y Verduras.

Buenos días!! Empieza una semana para muchos de fiesta, para otros no tanto y a partir de miércoles espero que para casi todos ¿No es para estar feliz? La cosa mejora si estas en casa con tu familia y amigos después de una temporada de altibajos y mucho trabajo!

Ayer no publique nada por que el sábado llegue a casa y estuve por ahí todo el día, también tuve visitas familiares y hoy finalmente he aprovechado que quería venir a Cerezo Sport con mi padre a mirar los niveles de peso y mediciones (que desde Julio no me hacía) y ver que todo estaba en orden y de paso ponerme con este post! Aunque lo veréis en el canal por que estoy grabando Vlog, me ha pesado con una maquina nueva que es INCREÍBLE, ya veréis mi cara de fascinación porque te mide todo!! El caso es que esta todo mejor de lo que esperaba y es otra cosa que me ha alegrado mucho ya que estos últimos meses no he podido entrenar tanto como me gustaría por mi cuenta y he estado más pendiente de la alimentación (cantidades, como y cada cuando) y de probar cosas nuevas que no sabía si funcionarían pero por lo visto hasta ahora esta todo bien 🙂

El post de hoy va sobre algo que quería comentaros hace mucho y es el hecho de cómo combinar alimentos para mejorar nuestra digestión. Me explico, muchas veces mezclamos mil cosas creyendo que así obtenemos todos los nutrientes que necesitamos y las cantidades adecuadas para que no pasemos hambre o nos falte comida para aguantar un entrenamiento o una jornada. Tranquilos, es lo más común del mundo jajaja pero el resultado muchas veces es que el cuerpo se acaba resintiendo, alterándose o acaba haciendo pesadas las digestiones.

Así que, vamos por partes!

Lo primero es que si llevamos una dieta basada mayoritariamente en frutas y verduras nos será muchísimo más fácil mantener el cuerpo limpio y sano. Obviamente yo no soy vegetariana ni vegana con lo cual, también incluyo en mi dieta proteínas de origen animal pero si es verdad que en menos cantidad (la necesaria para mi cuerpo).

Tened en cuenta que estos alimentos son casi todos el 90 % agua, tienen muchísimas propiedades y son muy ligeros a la hora de comer, cocinar y sobre todo digerir. Pero para que todo funcione bien hay varios puntos que debemos incluir en nuestra rutina a la hora de comerlos y combinarlos.

Antes era muy fan de tomar la fruta en un bowl enorme con yogur, granola, semillas a porrón y todo lo que se me ocurriese echarle depende del momento, pero desde que supe que tenían un jugo gástrico distinto al de la mayoría de alimentos y que al mezclara fermentaba en el estómago, empecé poco a poco a comerla sola. Tampoco os rayéis con esto, depende de cada persona y cuerpo sienta mejor o peor pero el echo de que fermente si es una realidad, con lo cual si os va bien comiéndola mezclada genial, en mi caso lo prefiero de la otra forma y ya me he acostumbrado (eso no quita que me guste comer de vez en cuando dulces con fruta o cualquier otra cosa, hablo de una rutina diaria).

Lo bueno es que podemos comer fruta y una vez digerida, cualquier otra cosa. Por lo general la mayoría de estas tardan 30 – 45 minutos en digerirse con lo cual podemos empezar el día con un vaso de agua, una pieza de fruta, vestirnos, prepararnos etc y por último tomarnos nuestro tiempo para desayunar en condiciones (tostadas, café, cereales, huevos…). Así habremos empezado el día limpiando nuestro organismo, activandolo y estaremos listos para nutrirlo y coger fuerzas para empezar el día!

¿Donde incluirlas entonces? Media mañana, nada mas levantarnos, en la merienda y si tienes ganas de picar entre horas (teniendo en cuenta esos 30-45 min de digestión).

Dentro de eso está el saber combinarlas. Existen generalmente dos tipos de frutas (dulces y ácidas).

Frutas DULCES: Plátano, uva, papaya, caqui, chirimoya, pera y manzana.

Frutas ÁCIDAS: Naranja, pomelo, limón, piña, fresa, kiwi y manzana.

Lo único que tenemos que hacer es no mezclar las dulces con las ácidas y si vamos a comerlas a media mañana asegurarnos de que sea una hora antes de comer.

Y si, la manzana puede comerse tanto con las dulces como con las ácidas.

En cuanto a la mezcla de verduras, más que entre ellas es con qué alimentos comerlas. Por ejemplo, en el caso de personas como yo que comemos también proteína animal, es mejor combinar estas con verduras sin almidón.

Verduras sin almidón: Espárragos, brócoli, col, coliflor, apio, pepino, ajo, judías verdes, verduras de hoja verde, algas y calabacín.

También podemos comer los alimentos ricos en almidón solos o con verduras.

Alimentos ricos en almidón: Arroz, alcachofa, zanahoria, nabo, remolacha, maíz, avena, guisantes, patatas, boniatos, trigo, calabaza y castañas.

Luego están los alimentos como el maíz, el arroz, las patatas y la pasta en general que pueden mezclarse con todo tipo de verduras o legumbres.

Aunque parezca mucha información, realmente esto se puede conseguir poco a poco y sin obsesionarse por que hay comidas de toda la vida que si te paras analizarlas la mezcla de alimentos lo mismo no es la adecuada y aún así tu organismo la recibe bien, así que como os he dicho antes, id probando por que lo mismo os sorprendéis para bien con algunos alimentos que creíais que no podíais tomar y lo mismo es que lo mezclabais con lo erróneo.

12247915_1174828359194019_1322320714801752354_o.jpg
Foto vía Instagram @estherbenitezp 

Ya sabéis que yo os hablo desde mi experiencia y que todo lo que os digo son cosas que he experimentado conmigo misma y esta ha sido una de las cosas que más me ha ayudado con la digestión y la sensación de pesadez.

Obviamente pensar en eso te ayuda muchísimo a evitar la acidez y el hinchazón de estómago.

Aun así os dejo también una lista de alimentos anti-inflamatorios (Alimentos ricos en omega 3, en antioxidantes, fibras y especias que contienden sustancias antinflamatorias).

  • Fruta (Bayas, cerezas, uvas….)
  • Vuerdura (Vegetales de hojas verdes, pimientos, remolacha, tomate…)
  • Pescado graso (Salmón, atún, anchoas…)
  • Cereales integrales
  • Frutos secos (Almendras, nueces…)
  • Legumbres
  • Especias (Jengibre, cúrcuma…)
  • Aceite de oliva virgen extra

Otros como: Semillas y aceite de lino, té verde, romero, orégano, clavo, nuez moscada y canela.

Hay muchos puntos más y miles que yo ni sabré pero si me pusiese a escribir e investigar no terminabamos nunca! Eso si, por ahora estos son los tips que me han ido bien y los que estoy segura que os puedo animar a que probéis!

Una vez más os recuerdo que no soy nutricionista ni nada por el estilo, sólo me gusta llevar un estilo de vida saludable, crear recetas nuevas y sanas y compartirlo con más gente a la que le interesa, como vosotros 😉

Esta tarde me pondré a experimentar nuevas recetas de desayuno y snacks y el jueves como muy tarde espero que ya podáis ver algo!

Hasta entonces espero que disfrutéis de estos días en familia, con amigos y a quienes les guste, de la semana santa!

Os mando millones de besos,

 

 

Esther.

Anuncios