Reflexiones Navideñas| BizcoGalletas de Jengibre.

Es así, una vez llegas a casa es instalarse, y que el tiempo ni te mire. Llevo ya cuatro días en Algeciras y he de decir que me han sentado de maravilla (confío en que el resto de las vacaciones sean igual) aunque ya me haya apropiado de la cocina para comidas, postres, dulces etc. Que voy a deciros, ya de por si me gusta la Navidad por el echo de las reuniones gigantes familiares, si añadimos todos los dulces infinitos que puedes cocinar y se comerán (dato importante) creo que se acaba convirtiendo en una de mis fiestas favoritas, por no decir que ya lo es.

Eso si, al final siempre acabas reflexionando sobre algo.

Hace un rato estuve pensando en la lista de las cosas que me hacen feliz, y sin duda una de ellas es mi familia, esas personas contadas con los dedos de las manos cercanas a mi con las que he convivido día si y día también. Cerca, lejos, da igual. No sabéis cuanto me han llegado a apoyar en estos veinte años, casi no recuerdo los seis primeros pero se que esos 14 restantes han estado ahí en todo momento.

No soy de las personas más dependientes que podáis conocer, más bien todo lo contrario pero he de reconocer que hay momentos en donde los necesito. Estar lejos de casa hace que te des cuenta la suerte que tienes de poder contar con ellos.

Quien dice familia dice amigos, dice esa persona especial, dice el señor de la panadería de al lado… Al fin y al cabo cada uno elige la suya y cada una de ellas es perfecta.

Os mentiría si no dijese que me gustaría ralentizar el tiempo en estas fechas, ¿A quien no le gustaría tener cenas familiares, comidas con amigos, tardes de copas, meriendas con cinco clases de turrones diferentes y risas infinitas? Estar en casa rodeado de buenas sensaciones por haber dado lo mejor de ti todos los meses anteriores pero a a la vez con esa motivación sabiendo que volverás para hacerlo mejor eso si, después de las fiestas.

Y bueno, obviamente la Navidad va de la mano con el amor, con esas relaciones eternas que desde fuera parecen tan envidiables. Seguro que tu también tienes un amigo/a así, alguien al que le dices que esta medio casado/a y al que posiblemente acabes ayudando con el regalo de Reyes que lleva planeando desde hace meses para su chico/a, ese alguien que es el único que puede generarte tanto envidia como escalofríos por estar metido en esa situación. Si os soy sincera nunca he vivido la Navidad en pareja así que no soy esa amiga. Pero miremos la parte positiva, al final es como jugar a la lotería sin quererlo, puede que el año termine o empiece con alguna sorpresa pero eso, nunca lo sabremos.

Así que ya que no hago lo que casi todo el mundo, que tengo tiempo para experimentar en la cocina y que además quería cocinar algo para el post y que gustase a toda la familia ¿Que mejor que algo tradicional en estas fechas?

BizcoGalletas de Jengibre (24 galletas).

  • 125 gr de harina de espelta
  • 125 gr de harina integral
  • 110 ml de aceite de oliva virgen
  • 1 huevo
  • 1 cdita de levadura
  • 2 cditas de canela en polvo
  • 1/2 cdita de jengibre en polvo
  • 1/2 cdita de clavo en polvo
  • 4 cdas de miel
  • 1 cdita de extracto de vainilla (opcional)

Para decorar:

  • 50 gr de azúcar moreno
  • 10 gr de canela en polvo

(mezclar en un plato para pasar las bolitas de masa antes de ponerlas en la bandeja de hornear).

La verdad es que para ser galletas, es una receta rapidísima y bastante fácil  por que no ensucias casi nada!

Lo primero que tenemos que hacer es mezclar las harinas, levadura y especias en un bol.

En otro  más grande a parte mezclamos el aceite de oliva con la miel y el huevo y batimos muy bien hasta que se forme una mezcla homogénea.

Una vez lista, vamos añadiendo poco a poco la mezcla de ingredientes secos (harina, levadura y especias).

Por último añadimos el extracto de vainilla.

Veréis que se os queda una masa consistente y no muy pegajosa (basta con que podáis moldearla fácilmente). Hacemos bolitas de tamaño del que queramos nuestras galletas (si queréis que sean bizcogalletas no tenéis que aplastarlas antes de meterlas en el horno) y las pasamos por el mix de azúcar y canela que hemos preparado antes para que por fuera queden más crujientes. Horneamos 15 min a 180º

IMG_7312.JPG

Una vez veamos que empiezan a dorarse las sacamos, antes de que el azúcar se queme y queden negras o africanas!! (como las llama mi madre) 😀

IMG_7316.JPG

Cuando estén frías podéis guardarlas en un bote como hice yo y aguantan bastante. Aunque lo mismo también os pasa como a mi que las saqué después de la cena ayer y hoy no queda ninguna.. jajaja

IMG_7318.JPG

IMG_7323.JPG

IMG_7325.JPG

 

La verdad es que son una opción muy saludable para tenerlas como acompañamiento para el café después de las comilonas que nos vamos a dar o ya nos estamos dando seguro! Así que animaos a hacerlas por que además si sobran me apuesto lo que queráis a que le encontráis un hueco en la despensa o en el desayuno… 😉

Como no volveré a escribiros hasta después de Noche buena, os deseo a todos una feliz Navidad. Disfrutad de todos y cada uno de los momentos que os traigan estos días y por su puesto aprovechad para daros más de un capricho (eso si, equilibrando!) jajaja 😀

Gracias por estar.

Mil besos,

 

 

Esther.

Anuncios