Tiempo. | Cupcakes Integrales de Espelta.

¿Sabéis esos días en los que estás agotado pero aún así quieres hacer más cosas? En los que el sofá sería tu mejor amigo pero tu sigues dando vueltas, en uno de esos días estoy yo. La diferencia es que al contrario de mi cuerpo, mi cabeza ha pulsado la tecla de pause.

Aunque haya descansado el fin de semana (de las clases), no haya salido de fiesta (aunque de eso hace bastante), y mañana tenga el día libre, me suele pasar cuando llegan épocas de exámenes que no reacciono las semanas antes (en algunos casos). Es como si me atropellara yo misma y al final todo se me hace un caos, cuando para nada lo es.

Hace un par de semanas llamé a mi madre llorando, explicándole todas y cada unas de mis frustraciones en ese momento. Al cabo de tres días y después de haber publicado uno de mis post la volví a llamar y le dije que ya no me iba a preocupar, que iba a dedicarme a trabajar y en los exámenes que saliese lo que tuviera que salir.

Hoy la he llamado y le he dicho, mamá esto se está poniendo serio, cada vez más, pero yo voy a hacer todo lo que pueda, todo en lo que he trabajado.

¿Y sabéis lo que más me gusta de todas esas llamadas? Que aunque en la primera colgase con el corazón encogido, en las dos últimas hemos acabado riéndonos de todo lo que pasa. Lo que creemos que es malo, lo que no, de lo que tenemos miedo, de las inseguridades y los prejuicios. Soy de esas personas que aún cae fácilmente en ese tipo de cosas, ya lo he dicho varias veces. Y hablar con ella, con mis padre, mis hermanos, me hace darme cuenta de todo lo positivo que hay a mi alrededor y que el miedo y los “no puedo, no soy capaz”, no son más que pequeños hoyos en el camino.

Un profesor hoy nos ha vuelto a recordar que bailar es divertido (he de reconocer que yo lo olvido varias veces, por todo el peso dicho antes).

Y me gusta pensar eso. Me gusta saber que mi carrera es divertida, que mi profesión es bonita, y que mi forma de vida se basa en las emociones constantemente.

Supongo que a veces no está de más recordar por qué empezamos a dedicarle toda una vida a algo. Debería hacerlo más a menudo.

Y hablando de tiempo, me pasaría mucho más escribiendo todo lo que tengo por ahí escondido quien sabe donde pero se que estáis deseando leer la receta de los cupcakes que os enseñé el domingo  por Instagram y Facebook así que no os hago esperar más!

Lo primero de todo deciros que esta vez he usado harina de Espelta.

La espelta es un cereal muy bueno para ayudarnos a depurar y eliminar grasas del cuerpo además de que tiene un importante aporte de minerales como el potasio y el magnesio. Es bastante completa así que viendo todo eso me apeteció hacer algo con ella ¿Y que mejor que cupcakes?

Cupcakes Integrales de Espelta. (8 cupcakes).

  • 140 gr de harina de espelta
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • 100 gr de azúcar moreno (podéis usar miel o sirope de agave)
  • 1 cdita de levadura
  • 60 ml de leche de vegetal (yo use de avena)
  • 1 cdita de extracto de vainilla

Toppings

  • Chips de chocolate
  • Canela
  • Crema de cacahuete (natural)
  • Avena para decorar

(Le podéis añadir a la masa base todo lo que queráis, es lo mejor de esta receta!!)

Empezamos por mezclar en un bol el azúcar con el aceite.

IMG_7013.JPG

Removemos muy bien e incorporamos el huevo.

Cuando este bien integrado añadimos la harina y levadura (a la vez).

IMG_7014.JPG

Una vez nos hayamos asegurado de no ver grumos, mezclamos la leche con el extracto de vainilla en un vaso y añadimos a la mezcla.

IMG_7015.JPG
Antes de añadir la leche.
IMG_7019.JPG
Resultado de la  “masa base”

Lo que hice después fué separar con una cuchara de helado (a cupcake por cucharada) en distintos recipientes para poder añadir varios toppings.

IMG_7021.JPG

IMG_7025.JPG
Chips de Chocolate.

Cuando tengáis todas vuestras mezclas listas. Poner las cápsulas en una bandeja de horno y los dejamos 20-25 min a 180º

IMG_7030.JPG

El resultado fue increíble, lo mejor de todo es que cuando los probé me sorprendí aún mas.

IMG_7039.JPG

IMG_7040.JPG
Cupcakes recién horneados.

Esta mañana le he dado uno a Celia (la visteis varios post atrás) Y me ha mandado un selfie con su chico diciéndome que les ha encantado! No sabéis la ilusión que me ha echo 😀

Como os dije con las Carrot-Spice Cookies, detalles como estos en las fechas en las que estamos, nunca están de más!! La buena noticia es que la harina de espelta no es de las más caras. Aún así para no arruinarnos, si vais a hacer muchos podéis doblar la receta y poned mitad harina de espelta y la otra mitad harina de trigo integral, así seguirán siendo sanos y nuestro bolsillo nos lo agradecerá 😉

Espero que os animéis a probarlos, yo tengo unos cuentos congelados que irán cayendo poco a poco… (Recordad que se pueden congelar nada más haberlos echo, ni se os ocurra tirarlos!!)

Aprovecho también para deciros que en mi canal están subidos los Vlogmas del día uno hasta el cinco y mañana tendréis el seis!

VLOGMAS 5 | Un sábado cualquiera | Esther Benítez

Con esto me despido por hoy. Tened mañana un feliz día y nos vemos el miércoles con más energía y las pilas bien cargadas!

Recordad, sólo 18 días para Navidad 🙂

Mil besos,

 

Esther.

Anuncios